ggg

Gavilán al acecho

En estos días toca iniciar comederos, En Trebiñu enseguida comienzan a entrar los habituales, aunque siempre hay algún depredador, como este Joven gavilán atento a intentar desayunar algún pajarillo crudo.

Miedo da cuando se acerca este principe del bosque, me encanta verle pero los días que agarra algún comensal habitual... duele.







El Peti es de los primeros en aparecer, sabe posar como pocos, siempre intento llevarle magdalena que se que le encanta.



El carbonero palustre es Billy el rapido, acostumbra a llevarse dos pipas por viaje, y en llevarse la primera al pico tarda menos de un segundo por lo que es estresante intentar pillarle con el pico cerrado.



El trapador Azul no se cansa de entrar, un sibarita que siempre elije las mejores semillas , hasta cinco pipas le he visto llevarse en un solo viaje.

Herrerillo común, Parus caeruleus, Amilotx urdin



El herrerillo es de los abundantes, aunque nunca se si entran muchos o es que son muy rápidos comiendose las pipas, y vuelven vuelven vuelven.. hasta que la comida desaparece







Dormidero de pinzones reales

Con muchas ganas de ver el dormidero de Pinzones reales amanecí el sábado, a estas ganas le acompañó una helada de escándalo. Casi amaneciendo llegué al dormidero, allí solo me encontré con Fran de Vitoria, quedamos un poco sorprendidos al no ver a más gente.
El día amanece limpio y con una luz limpia , el Gorbea y Lekanda están invitando a ser fotografiados


Los Pinzones allí seguían, su canto empezaba como un murmullo suave , pero a medida que la luz entraba, fueron elevándo el volumen. En los cipres de lawson y en las hayas los pinzones, se desesperezaban y hacían pequeños desplazamientos entre ramas cercanas, hasta que desde el fondo del valle vemos como un primer bando levanta el vuelo, estos parecen dar la orden de salida, desde ese momento sobre las 9:10 se forma un tubo lleno de plumíferos que surca el cielo dirección oeste, la bandada es impresionante, durante 35 minutos no cesan de salir aves del dormidero que forman un gran gusano aereo, dicen que hay un millon trescientos mil, ( millón arriba millón abajo)

Creo que hay espectáculos en los que las palabras o fotos poco pueden aportar para ser descritos, y en este dormidero podemos disfrutar de uno de ellos.

Por la tarde regresé Junto a Dani a las 17:00, esta vez éramos bastante más, quizás unas cuarenta personas, había un poco de todo curiosos, anilladores y sobre todo muchos amantes de las aves. aquello parecía una quedada de la gente de Miradas Cantábricas ya que entre mas amigos estaban Juankar, José Mari, Sergio, Begoña y Josemi.
En mi opinión no creo que se generaran molestias, ya que las aves pasaban por encima de nuestras cabezas, a escasa distancia, y como si de copos de nieve batidos por el viento se trataran.


No se cuanto tiempo permanecerán los pinzones cerca de nosotros, ni la influencia que tendrán en ello nuestras visitas, el anillamiento que miembros de ARANZADI , los tratamientos selvícolas que se realicen en las inmediaciones o los cazadores ya que recordamos que en el enclave que está el dormidero es un terreno cazable y la caza de otras especies cinegéticas está permitida. Esperemos que Técnicos de la administración, tras escuchar a ornitólogos como José Ángel Isasi, que fue el que localizó el emplazamiento del dormidero, marquen las limitaciones que correspondan, para que las molestias que estas actividades puedan ocasionar a la bandada, tengan el menor impacto posible. Hasta entonces intentaremos seguir las indicaciones del Agente Forestal (Juan Manuel Pérez de Ana) que allí suele estar.
Próximamente colgaremos un par de videos como el de Agus, que tampoco servirán para transmitir todo lo que se siente en el dormidero pero podrá ayudar un poco más que las fotografías.

Los ratones blancos siguen en el Cabo de Ajo

El martes 16 había que aprovechar el día y estando los nivales en el Cabo de Ajo y con previsión de buen tiempo en las horas centrales del día era difícil buscar una mejor opción, así que Daniel Auladell y Tomás Crespo pillamos los trastos y para el cabo que nos fuimos
Nada más llegar , nos encontramos a Ángel Elizalde que ya estaba telescopio en ristre obteniendo unos videos de los escribanos nivales.


Se dejaban afotar con confianza eso si, la cabeza solo la levantan escasos instantes, se dedican a buscar alimentos continuamente, sobre todo semillas que hábilmente saben pelar,

De vez en cuando alzan el vuelo, su trino suave es inconfundible.
Son extremadamente confiados pero constantes, no se detienen un momento, y al fotografiarlos tan cerca hay que elevar las velocidades de obturación ya que muchas fotos a más de 1/1000 quedan movidas.
Escribanos nivales, Plectrophenax nivalis
La verdad es que teniendo a los tres nivales, poco levantamos la cabeza para ver otras aves, algún alcatraz lejano y un par de trenes de alcas es lo que vimos, Angel nos cuenta que también había visto araos. Un ratonero un par de milanos reales y el habitual planeo de las patiamarillas.
Comparten el pasto del prado las bisbitas comunes tarabillas y lavanderas blancas, no vimos posada ninguna de B de Richard, aunque si que nos sobrevolaron tres.
Tres horitas de fotopajareo detrás de estos escribanos, y toca volver para casa, eso si con las tarjetas llenas, no se lo que tiene este bicho, pero el entusiasmo de Juankar con estas especies me ha contagiado, y ya estoy deseando volver a observar a este trío de “ratones blancos.
¿ cuanto tiempo nos acompañarán en este rincón?
Unas fotos son Dani que me ha dejado para subir al blog y las otras de Tomás

Chlidonias Leucopterus en La peña, III versión

Como ya contó el prisas de Juankar el Sábado , Don Juankar, Josemi y Tomás, pasamos parte de la mañana del domingo disfrutando de este Joven Fumarel aliblanco.
Fumarel Aliblanco, Itsas enara egalzuri, Chlidonias Leucopterus.

Estas son algunas de las afotos que le hicimos. Yo quería haberlas colgado junto a las de Juankar pero el prisas de él... se adelantó.
Vuelo ondulante con algunas cernidas antes de rozar el agua buscando comida, su continuos cambios de rumbo hacía dificil el enfocarle, pero era una pasada ver sus evoluciones.


.
solo se nos posó una vez a primera hora de la mañana,

Patxeko, un lujo de avistamiento enhorabuena por la localización del bicho, ha sido un lujo disfrutar de el.


En busca de los cuatro carroñeros ( primera parte)



Nos dirigimos a la Pobla De Segur buscando disfrutar de los buitres, A Mario Cea le habían autorizado a acceder al hide instalado en el muladar de Boumort y sin pensárnoslo dos veces Manuel Estébanez y Tomás Crespo aceptamos la invitación para acompañarle. Sabemos que pocas veces se presenta la opción de poder disfrutar de la visión de los quebrantas pero muchas menos de los cuatro carroñeros en libertad, por lo que esta oportunidad no se podía dejar escapar.

La suerte parece querer acompañarnos, el día "Q" amanece despejado. Marc uno de los guardas de la reserva nos acerca al hide de Boumort, por una sinuosa pista, y en el trayecto nos pone al día del proyecto de alimentación del muladar Allí nos presenta a Mario, un hombre que usa todos sus esfuerzos la reintroducción y estabilización de una colonia de buitre negro en estas montañas.
Nos introducimos en el escondite y frente a las estrechas ventanucas queda la comida que se ha aportado para la alimentación de los buitres. Afilamos los teleobjetivos esperando a los carroñeros con la mayor de las ilusiones.
Los primeros en llegar son los córvidos, las cornejas y cuervos, saltan de un lado a otro haciéndose con la comida fácil, la que no requiere desgarros para ser engullida.
El suelo se va cubriendo de sombras, estas son de los buitres que nos sobrevuelan. En lo alto de un árbol otros Leonados controlan los movimientos que se producen en el muladar.
Llega la primera avanzadilla, se van acercando los buitres leonados que tímidos guardan las distancias, el suelo se va cubriendo de leonados.
Los buitres siguen llegando escalonados pero sin entrar a la comida, parece que esperan que ocurra algo.
Sin saber el porque, de repente como si alguno de ellos hubiera dado la orden de “al abordaje” se inicia una vorágine agresiva en la que la sangre salta, los buitres no se andan con remilgos, cada cual agarra la comida que puede sin dar tregua, rugidos de buitre, desgarros de comida y sangre que salpica y vísceras que se desmenuzan antes de ir entrando en los buches de los carroñeros.
Una desenfrenada ansia de comer que se prolonga.
Hasta que algunos van saciando su apetito y reposan tomando el solillo.
Detrás de los leonado surgen más recelosos los buitres negros,

estos prefieren dar cuenta de algunos conejos que han dejado esparcidos especialmente pensados para ellos, en esta zona se está haciendo un intento de reintroducción del buitre negro, y por lo que nos cuentan va viento en popa,
vemos a la mayoría de los buitres anillados, y algunos de ellos con marcas alares,


Que bueno son proyectos como este, en el que la administración y organizaciones no gubernamentales se preocupen de estas especies, y que haga estas reintroducciones pensando en el desarrollo de la especie y no buscando el beneficio económico de asociaciones que apoyadas por administraciones públicas solo buscan el enriquecimiento económico personal con la careta de la mejora medioambiental.

El buitre negro es el ave del 2010 esperemos que este enorme ave siga poblando nuestros campos y montañas.

Dos alimoches se posan lejos, más tarde nos dirían que son los primeros alimoches del año que se dejan ver por el comedero, no se pueden ir sin ser afotados.
Los córvidos integrados en la desaparición de la comida se mezclan en el despiece, parece que aparte de alimentarse se divierten incordiando a los carroñeros, cuando no les quitan comida troceada les acercan piezas de carne de difícil apertura para que se las abran, estos si que saben buscarse la vida.

Una de las sombras que desciende es diferente, su cola en cuña y su gran tamaño ya dice que es un nuevo visitante, se entremezcla con los demás carroñeros, pero se lleva todas nuestra atención, a la que sabemos que no es ajeno, ya que su mirada se cruza en muchos momentos con la nuestra, Preferimos esperar, tememos que alce el vuelo, y le dejamos que deguste hasta 5 patitas de cabrito antes de empezar a afotarle, es un quebranta. Pero las fotos de los quebrantas que conseguimos las veremos en la siguiente entrada.

El extraño caso de la lavandera cabeciblanca



Motacilla cinerea, Lavandera cascadeña
Paseando por un umbrío arroyo, un pequeño resplandor blanco pasó cerca de nosotros, la curiosidad nos hizo seguir esa mancha u tras un pequeño recodo apareció esta bola de algodón balanceando su larga cola.

Es una lavandera, cascadeña, si pero ¿ y esa cabeza? esta lavandera tiene la cabeza totalmente blanca, tras preguntar al comité de expertos a la búsqueda de alguna subespecie y no existir nada parecido, solo quedaba pensar que se trata de un caso de lavandera cascadeña leucística.
Motacilla cinerea, Lavandera cascadeña
Motacilla cinerea, Lavandera cascadeña con su plumaje habitual
Varios días la he visto, pero pocas fotos he podido hacerle , vive en la penumbra y su movimiento constante hace que no consiga ninguna foto nítida, pero al menos en las que os presentamos se aprecian los rasgos que confirman este leucismo

Explicacíón heavy del leucismo en las aves:

El leucismo parece ser la aberración de color genéticamente determinada más común en las aves.

Los científicos dicen que el leucismo es una particularidad genética debida a un gen recesivo que da un color blanco al plumaje, y definen leucismo como la falta parcial o total de eumelanina o faeomelanina en las plumas, debido a un disturbio heredado en el proceso de formación de esos pigmentos, ( que palabros se gastan).

El grado de leucismo varía mucho, desde aves que tienen solamente alguna pluma blanca hasta aves con todo el plumaje blanco (igual que en los albinos, las plumas con colores rojos y amarillos , pueden estar intactas) pero los ojos siempre tienen coloración normal.
Lo que más me gusta de todo es seguir comprobando que la naturaleza nunca deja de sorprendernos.
Manu, todavía se la ve por aquí a ver si vienes a sumar un ave más a tu extensa colección de leucisticas.

Motacilla cinerea, Lavandera cascadeña

Toño Salazar nos pasa un enlace muy interesante de Dutch Birding sobre leucismo y otras aberraciones cromáticas.
http://www.vogelringschier.nl/DB28(2)79-89_2006.pdf