ggg

Dientes de zifio.

Primero fueron las pardelas, después los rorcuales y para continuar el día perfecto aquel 16 de octubre de 2011 aparecieron ante nosotros una familia de zifios o ballenatos de cuvier, subo la tercera parte de un día redondo e inolvidable.
Primera parte: Rorcuales, Repoker de pardelas, y Dientes de Zifio...
Segunda parte:  Ballenas, cumplimos un sueño, Navegamos junto a Rorcuales en el Cantábrico
y ahora la tercera parte: Dientes de Zifio

Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)

Regresando a puerto y todavía con el sabroso regustillo que nos había dejado la observación y la navegación junto a los rorcuales,
Vemos unos bultos que se nos cruzan en el camino, Zifios exclama Jesús.
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Una famila de zifios emerge ante nosotros, los más rápidos enfocan y disparan las cámaras, tan rápido como aparecen se sumergen, miramos por todas partes, temiéndonos que se hubieran calado. ( sumergido)

Pero no, de nuevo emergen dirigiendose al oeste uno tras otro van saliendo a la superficie, algunos se dejan ver totalmente fuera del agua otros en cambio, solo asoman es espiraculo y se sumergen de nuevo, llegamos a contar hasta siete individuos. Y gracias a las fotografías obtenidas hemos llegado a identificar al menos 5 ejemplares

Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Tan cerca los tuvimos que Juankar y Xabi afotaron los dientes de la mandibula inferior de uno de los ejemplares. Lo que nos hace sentirnos increíblemente afortunados, ya que este mamífero marino aunque abundante es una de esas especies que casi no se tienen casi datos.
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)

en los ejemplares adultos el cuerpo es gris o azulado, con la edad la coloración se les va aclarando, este proceso se inicia por la cabeza,

Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Los ejemplares viejos pueden llegar a ser totalmente blancos, como este apodado Marmol por Jesus
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)

A medida que avanza su edad, por esa  costumbre de pelearse usando sus dientes van decorando el cuerpo de multitud cicatrices.
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Alcanzan una talla de 6 metros y medio los machos y 7 metros las hembras, Pesan unas tres toneladas.
Tienen una cabeza relativamente pequeña, que acaba en un morro corto, la aleta dorsal situada en el tercio posterior del cuerpo.
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Posee un par de dientes triangulares de pequeño tamaño en parte anterior a la mandibula inferior, que quedan visibles aunque tenga la boca cerrada, estos dientes son seguramente los culpables de que los ejemplares adultos tengan la espalda totalmente cubierta de cicatrices,
Zifio o ballenato de Cuvier (Ziphius cavirostris)
Se les ve escasamente en aguas de menos de 500 m de profundidad, y se le asocia a aguas donde existen perfiles abruptos del fondo marino
No se conocen datos de sus posibles migraciones en su area de distribución, si que que vive en las aguas trropicales y templadas del planeta no estando presente en las aguas polares,

Es un animal esquivo lo que dificulta la determinación del tamaño de sus grupos, pero se cree que suelen formar manadas de tres a siete individuos muy cohesionados, formando grupos familiares estables

Estos cetáceos comen cefalópodos que capturan en los fondos oceanicos así como peces, sus inmersiones pueden prolongarse hasta treinta minutos
Quizás junto a los humanos sean las orcas sus únicos enemigos.

Los zifios desaparecieron tras su  segunda emersión  y con las pulsaciones por las nubes regresamos a puerto y enneste recorrido pudimos ver más delfines
Alcatraces aislados y algunas pardelas baleares


 Así como  este autogiro que nos hizo disfrutar con varias piruetas
En el Barco se ven a Juankar, Mila, Tomás y Jesus así como al capitán



Un sabroso 16 de octubre de 2011 que nunca olvidaremos,