ggg

Rorcuales, Repoker de pardelas, y Dientes de Zifio en un mar lleno de vida

Después de la salida desde Ondarroa en la que disfrutamos con los delfines, tocaba aventurarse mar adentro a la búsqueda de ballenas, para ello esta vez nos juntamos el domingo día 16 de octubre de 2011, un grupo de ilusionados observadores, Juankar, Xabi Mendarte, Mario Bregaña. Jesús Menendez, y José Mari Salazar, Mila, Iván Sarabia y Tomás Crespo







Salimos del puerto al mismo tiempo que el sol despegaba por el este, un sol que ya anunciaba el buen tiempo Alguna gaviota patiamarilla nos acompañó saliendo de la bocana del puerto,

Cerca de la costa a velocidad de vertigo unas pardelas baleares surfeaban a ambos lados del barco,
Pardela balear, Puffinus mauretanicus , Balearic Shearwater
No tardó en aparecer el primer pagalo grande que ya buscaba quien sería el inocente al que que le iba a birlar su desayuno

con Machicaco a la proa nos dirigimos a alta mar, poco a poco íbamos localizando balsas cada vez más grandes de pardelas la mayoría de ellas capirotadas,

r



Pardela capirotada, Puffinus gravis Great Shearwater


Pardela capirotada, Puffinus gravis Great Shearwater



Con Machicaco a la proa nos dirigimos a alta mar, poco a poco íbamos localizando balsas cada vez más grandes de pardelas la mayoría de ellas capirotadas, y entre ellas como siempre por ser más escasas destacaban las pardelas sombrías


Pardela Sombría, Puffinus griseus, Sooty Shearwater, 


Pardela Sombría, Puffinus griseus, Sooty Shearwater


Pardela Sombría Puffinus griseus Sooty Shearwater
Jesús encaramado en el puesto de vigía prismaticos en ristre nos hace dirigirnos hacía un punto en en el que unas pequeñas aves se dedicaban a coser cual maquina de escribir el calmado mar cantábrico, pero, pero si son falaropos pico gruesos, unos ocho que en seguida despegan y deciden cambiar de ubicación, la demencia ornitológica de los presentes ya había aflorado, para algunos solo por esto ya había valido la pena la salida,


Se escucha un grito Y aquella ola???, ( ya se que no se debe gritar pero la emoción tiene esas cosas)



una ola de unos sesenta metros de anchura y casi medio metro de altura parecía romper en medio del océano, alrededor de ella espuma blanca




y tras mirar a través de los prismáticos se veían decenas, centenares bueno dejemoslo en “Dosmiles” de pardelas capirotadas que se estaban dando un banquete de anchoas, que se sentían acorraladas por los atunes mostrandonos un espectáculo que nos puso la carne de gallina.


Plumas picos patas alas es imposible poder centrarse en algo,


Pardela capirotada, Puffinus gravis Great Shearwater


Pardela capirotada, Puffinus gravis Great Shearwater



Pardela capirotada, Puffinus gravis Great Shearwater

las pardelas estan disfrutando del banquete
y escondidos bajp e mar aletas de delfín anuncian que los delfines tambien participan del festín
La calma se reestablece pero los bonitos siguen saltando buscando atontar las pocas sardinas que deben de quedar ya lo por la zona

Pardela Cenicienta Calonectris diomedea , Cory s Shearwater

Los págalos que en vez de recoger su comida del mar preferían quitárselo a pardelas y gaviotas, autenticos piratas marinos,


Pocas Pardelas pichonetas vimos pero Jesus logró captar a esta escapando del barullo

alcas tambien pudimos fotografiar , y las pardelas sombrias mezcladas con las capirotadas eran seguidas por los objetivos pero conseguimos muchas menos instantaneas de ellas.


En este batiburillo sorprenden pequeños pajarillos como bisbitas en migracíón que más que verse se escuchaban, no así este par de garzas descendiendo para pasar el invierno al sur del cantábrico
Vimos tambien gaviotas reidoras, sombrias y cabecinegras
Teníamos que espabilar a pesar de la grandiosidad del espectáculo que nos habían brindado dando esta arrain sarda, ( banco de peces), el objetivo principal de la “expedición” eran los cetaceos,
Se lo comunicamos al patrón y el barco a toda máquina se dirige hacía el norte, quien dice a toda maquina quiere decir a 2000 revoluciones, ya que toca ahorrar combultible. el objetivo es llegar hasta las 30 millas de la costa
Continuamos la marcha hasta que allá al norte en una de estos vistazos vemos una pequeña columna de vapor vertical que se va diluyendo, inocente de mi, pienso que es algo de humo que saldría de un barco allá en el horizonte pero a su lado sale otra, ¡oye eso no será un soplo de ballena!


Estaban a punto de pronunciarse el mensaje que tanto ansiabamos oir son, son ballenassssssssssssssss


En la lejanía vemos un total de tres soplos de ballena, que nos indicaban que al menos serían tres rorcuales y hacia allí nos dirigimos.

El miercoles intentaré subir un resumen del resto de la jornada,en el Blog de Jesús Menendez podeis ver más de como discurrió esta maravillosa jornada marina

5 comentarios:

  1. Felicidades por los avistamientos. Me llama la atención que los pillastéis a los rorcuales rumbo NW, marchándose. El día anterior estaban poniéndose las botas a antxoas junto a la plataforma Gaviota.

    Lo dicho, me alegro un montón de que disfrutáseis de la mar

    Un saludete

    Gorka Ocio

    ResponderEliminar
  2. Pues tendremos que intentarlo otro día junto a la Gaviota. Gracias Gorka.

    Saludos Juankar.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante documento de los momentos que vivimos en el mar ese día, ilustradas por magníficas fotos.
    Pero la emoción de los momentos, el avistamiento en directo, la adrenalina, se quedaron allí.
    Esto hay que vivirlo, al menos una vez en la vida. Pero sin son mas, mejor.
    Hay que repetir.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por vuestras observaciones y fotografías. La fotografía de la capirotada por Xabi, es de las mejores que he visto de pardelas, y he visto muchas. El resto también son muy buenas. Enhorabuena, desde Valencia.Aquí dentro de nada tendremos invernantes a las baleares, a las que espero con los brazos abiertos. Víctor París

    ResponderEliminar
  5. Aupa Tomas valla experiencia con estas bestias marinas y con las aves como no. Me gustan en especial las pardelas porque te han quedado la mar de bien.
    Enorabuena y saludos.

    ResponderEliminar