ggg

Lluvia, lluvia y más lluvia.




Salgo de casa y agua... , me subo al coche y agua... pillo carretera y agua.... malas perspectivas da el cielo, así que hay que pensar que hacer, ¿¿¿volver para casa??? En la radio dicen que a las horas centrales del día la lluvia va a dar una tregua. Pues no regreso a casa, vamos a dar una oportunidad al pronostico de la radio, no se que me empuja pero me lleva hasta Santoña, quizas creyendo que el temporal ha tenido que arrastrar las aves a buscar refugio a la marisma
Al llegar conduciendo a Gandarias veo un bando de avocetas, junto a otro de zarapitos, pero como tengo un coche pisándome el culo no puedo frenar, pasando el puente veo a la izquierda dos negrones comunes, doy al intermitente y dejo pasar al prisas que tenía detrás, mientras aparco
miro al cielo, y parece que da un respiro, monto los tratos de pajarear y me encamino a donde están los dos negrones, se encuentran justo debajo del puente , y les puedo tomar un par de fotos , pero cuando voy a por la tercera…. Otra vez se pone a llover, lo más rápido que puedo regreso al coche con mi cruz.

Negrón común, Melanitta nigra


Paso Montehano y me dirijo hacia Santoña, cruzando el puente me parece ver un águila pescadora devorando su presa en la torreta de costumbre, otro vehículo en el culo me impide ir más despacio.
El observatorio de la Arenilla parece ser el lugar de cobijo de buena parte de los pajareros que se han atrevido a acercarse a Santoña, allí me encuentro con Jose Mari y Juanma, a los que les cuento, lo del utópico pronostico del tiempo de los de la radio, por lo que tengo que aguantar sus tomaduras de pelo.

Una de las estrellas del observatorio es una serreta mediana que se pasea no muy lejos,

Desde este mirador se ven espátulas centenas de gansos, rabudos, fochas , silbones, uno de ellos leucistico, cormoranes, un bando de avocetas que pulula sobre el agua detrás de la isla y que veo gracias a que Jose Mari las localiza con su telescopio, un lejano colimbo, me llama la atención, es el primero que veo esta temporada,Cuatro Garzas reales permanecen inmóviles, un bandito de garcetas que empapadas parecen descansar resignadas bajo el chaparrón. Los ostreros también se dejan ver, parece que usan sus vuelos en bando para salpicar las gotas de agua que les empapan, los correlimos comunes entre los que se mueven vuelvepiedras, eligen una de las orillas para dedicarlo al cuidado de sus plumas
También se ven gaviotas pero es cosa de Juanma buscar entre ellas alguna ejemplar divagante o anillado, Una bisbita descansa en la alambrada que protege el observatorio, parece que siente lastima de nosotros y se acerca y posa para que le hagamos una “afoto”.


Bisbita pratense, Anthus, pratensis


Una rapaz en el cielo, es el halcón intenta dar un susto a los correlimos que levantan el vuelo , poco después casi todos miramos al oeste, a lo lejos vemos en los postes del puente al aguila pescadora comiendo un gran muble y la hembra de halcón oteando en busca de alguna presa ambos están en torretas contiguas*Foto Testimonial Estilo Ivan

El agua del cielo parece dar un respiro, y como tengo hambre de fotos, me despido de Juanma y Jose Mari que piensan arrojar pronto la toalla y regresar a comer a casa. Hay que entenderles ya están muy mayores... Me acerco al puerto buscando algún ave que haya llegado de mar a dentro, un par de moñudos y las acostumbradas gaviotas y al acercarme al puerto veo como un alca sale por la bocana, y se deja llevar por la corriente alejándose, alejándose alejandose…
En la salida de las anchoeras multitud de gaviotas revolotean encima de los mubles


En Bengoa marea alta dos agujas colinegras, un par de martines pescadores que no les veo posarse y el gran bando de garcillas cangrejeras que blanquean las campas de la vaquería de…… dos de zampullines cuellinegros cumpliendo con su rutina de sumergidas constantes. Y las tarabillas ofreciendo oses en todo palo que se levanta del suelo
Antes de regresar a casa, me acerco al Cabo de Ajo e intento localizar a los escribanos nivales donde los había visto Ivan, el viento es fortísimo, y tengo que andar con pies de plomo si no quiero besar el suelo, aunque si que levanto numerosas bisbitas pratenses, algún que otro zorzal y un colirrojo tizón, de los escribanos nivales ni rastro,
Un ratonero aparece entre las gaviotas y me sobre vuela

Busardo ratonero , Buteo buteo


Trato de buscar refugio en el arco y allí echo una mirada a la fuerte mar golpeando la preciosa costa cantábrica, apunto con el telescopio mar adentro y a lo lejos se veo alcatraces a ras de mar uno de ellos hace un picado y desaparece.
Nuevas gotas caen del cielo y ya no me quedan excusas para alargar la escapada por lo que llega el momento de replegar velas y dar el día por acabado .
Me espera una buena kilometrada, pero me llevo una buena sensación de pajareo. Va por ti Juankar, un fuerte abrazo.

4 comentarios:

  1. Veo que al final te animaste, pues me alegra que pillases a los negrones y a la serreta, a ver si vienen días mejores y podemos quedar para pajarear.

    Saludos desde Campoo
    Manu

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces el tiempo nos dessanima a salir a pajarear,perosi se sigue adelante, muchas veces se pueden ver cosas interesantes como la serreta y la pescadora almorzando.

    Un saludo

    http://atravesdeltelescopio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. ¿Foto testimonial al estilo Iván?. ¡Qué excusa más mala! ...al estilo Tomás aunque no haya salido todo lo bien que hubieras querido. Ya tengo pedido el adaptador. Se te va a terminar el chollo de los estilos, jejeje!!!

    ResponderEliminar
  4. Mucha gracias campeón. Tus relatos me levantan el ánimo.

    Hasta pronto, pronto, Juankar.

    ResponderEliminar