ggg

Navegando por el caribe de Costa Rica, y de digiscoping muy poco

Abandonamos La Estación Biológica y nos subimos a un barco en Puerto viejo de Sarapiquí, poco podíamos pensar que de tanto navegar y pisar agua, en los siguientes casi nos saldrían aletas.

La musica usada en este mini video es de la isla cubana pero me parece que va de perlas para esta tierra en la que la tierra nunca llega a ser firme.

La fauna está por todas partes, y en el viaje vamos saltando de un lado al otro del barco, para intentar apreciar todo lo que nos muestra el río. los martines pescadores cruzan el río a ras de agua y diferentes garzas pescan en las orillas
El numero de fotos de aves que tomamos en la zona caribe queda reducido, ya que la inestabilidad de los barcos no dan opción al digiscoping.








TEST: En este flash podéis ver algunas de las aves locales, alguno se anima a a la identificación de las 6 para verlas más grandes hacer clic en la miniatura.
Si no lo ves o te parece un rectangulo blanco pincha aquí, y veras la animación flash en una nueva ventana más grande.

Las golondrinas de río nos acompañan y es el barco un posadero móvil para ellas, en el.


Descender por el río fue para nosotros una de las mejores maneras de descubrir la naturaleza en estos lugares, a lo largo del recorrido pasaríamos por ranchos ganaderos pequeños embarcaderos en el que vemos la vida de las personas que habitan en ambas orillas del río Sarapiquí. Donde a falta de puentes un cable puede ser una buena alternativa para cruzar el río

Las iguanas los verdes basiliscos y los caimanes cargan pilas tomando el sol,
A medida que descendemos va aumentando el caudal y llegamos al punto en el que el río Sarapiquí desemboca en el río San Juan, las orillas están ocupadas por ranchos ganaderos y en extensas zonas. la selva deja paso a praderas donde pasta el ganado.
A medio día llegamos a puesto de control Sarapiquí que hace de frontera con Nicaragua , aquí nos toca papeleo ya que hay una disputa por esta zona y los Nicas nos hacen pagar la visa para poder seguir adelante, sorprendentemente es Mau quien por ser Tico es el que tiene que hacer el mayor desembolso.

a partir de este punto la orilla norte de propiedad Nicaragüense cambia, y vemos que está menos machacada por la ganadería, y enormes árboles parece que quieren hacer sombra al río
En una nueva parada desembarcamos en otro puesto de control “El Delta” y allí platicamos con los militares Nicas que custodian este paso fronterizo fluvial, y con un guarda parques que nos habla de que en el refugio de vida silvestre Río San Juan, nos dice que aunque raro es posible ver tiburón Toro que el nivel del agua está tan bajo, este Tiburón es de los pocos que puede vivir en agua dulce y sube por el Río San Juan hasta el lago Nicaragua
El Guarda parques, un colega mío de profesión, nos adentra en su trabajo ahora están limpiando senderos para acondicionarlos a los visitantes, lo que no son dice que parte de esta limpieza no solo consistió en desbrozar vegetación sino que técnicos especializados se afanaron en eliminar las minas que dejaron, la contra, los Sandinistas, y el ejercito nicaragüense (cuantas de aquellas minas antipersona serían fabricadas en España? :(
El Guardaparques nos invita a pasar un par de días por allí, asegurándonos que buscaríamos hasta el jaguar y lapas verdes, la oferta es muy tentadora, pero los planes que tenemos marcados lo ponen difícil así que tenemos que optar por seguir aguas abajo, a pesar de quedarnos con las ganas de recorrer esos parajes naturales muy poco pisados, quien sabe si podremos hacerlo en otra ocasión

Una milla más adelante el último puesto fronterizo ahora tocaba de Costa Rica, creo que llegamos a la hora de la siesta ya que nadie salió ni a saludar así que seguímos el descenso por el río


Antes de llegar al pueblo de San Juan giramos hacia el sur por los canales, la lámina de agua se estrecha por lo que la fauna de ambas orillas nos queda más cerca unas horas más disfrutando del verde de la vegetación y cruzándonos con barcos el vehículo local ya que por carreteras no hay manera de desplazarse

Llegamos al pueblo Tortuguero después de 7 horas de viaje, y el vaivén con el que el agua mecía nuestro bote se había incrustado en nuestro cuerpo

La entrada en nuestro hotel es a traves de su embarcadero particular, aquí cada uno tiene el suyo y nuestro embarcadero en Casa Marbella era muy agradable, y los propietarios Daryl, y Luz Dania, hicieron todo lo posible para que nos sintieramos como en casa, consiguiendolo.

Totalmente rodeados de agua, se convierte Tortuguero en un paisaje y escenario mágico, recomiendo que quien venga aquí lo haga sin prisa, que se descalce y sin nada concertado que se deje llevar, que recorra canales, que se empape de la vida local, que se siente en el suelo y que comparta con todo aquel que se siente a su lado, que sepa degustar una fría cerveza imperial, o que se haga con un jugoso zumo o una pipa fría y lo deguste en una desestresante hamaca.

Todo el mundo habla castellano, aunque el mekatelyu (es decir ingles criollo) también es un idioma presente, lo trajeron desde jamaica y es un idioma muy utilizado.
Con Bonny compartimos muy buenos momentos en Tortuguero, así que te recomendamos que si buscas cualquier buena experiencia, intenta localizarle cerca del embarcadero y hará lo posible localizar a quien necesites, y así cualquier aventura que en tortuguero desees la encontraras.

Pero por supuesto si vas, no te olvides de agarrar, un remo sube a una piragua al amanecer, y siente los canales, el espectáculo es estremecedor el reflejo en el agua tranquila de los árboles con todos los animales despedazándose a escasos metros de donde tu estés es algo que por mucho que escriba no voy a saber transmitir, la gama de verdes que nos ofrece esta parte del mundo enamora, por partida doble ya que toda la vida que se asoma desde la selva a los canales queda reflejada en el agua.
Todo tipo de zancudas, monos que se andan por las ramas, perezosos cubiertos de líquenes que les hacen verdes, y la minúscula rana venenosa que viste blue jeans, vamos un lugar para mojarse,y para respirar con todos los poros abiertos.
La vida acá tiene otro tempo, y sería triste perderse la tranquilidad y el pausado ritmo del lugar, por querer verlo todo. Simplemente siente, disfruta y déjate llevar por las ganas de no hacer nada. Incluso así todo lo que vivas te desbordará.



La mayoría de las fotos de aves que obtuvimos en Tortuguero, no fueron hechas con digis, No me olvidé el telescopio y hasta cometí la locura de subirlo en varias ocasiones al cayuco intentando hacer digiscoping pero… como ya podéis imaginar sin resultado ya que el vaivén hizo que todas las fotos quedaran movidas, ¿todas? bueno todas no, esta cría de caimán de un palmo de longitud fue de las pocas que pudimos hacer mediante el telescopio, eso si con la inestimable ayuda de Mau y Alex que no respiraron mientras lo intentaba. los ojos verdes de los caimanes terminarían por cautivarnos

Con la satisfacción de lo disfrutado regresábamos al pueblo de Tortuguero, pero en un giro el telescopio se inclinó y se abalanzó hacia el fondo del agua cerca de donde un caimán despreocupado tomaba el sol y justo antes de que entrara en el agua pude pararlo, Mau entre sonrisas me dijo que la cara que había puesto hubiera merecido una foto jejejej, todo quedó en un susto ufffffffffffffff!!!!!!! Y el “tele” volvió a reposar en la piragua.

Desde el bote pudimos ver especies en muy alto riesgo de extinción como la Lapa verde o al zopilote Rey
En tierra veras multitud de aves como a este Empidonax que usando de posadero la rama, iba y venía en busca de insectos de los que alimentarse
Hasta Tortuguero nos acompañó Mau, el amigüito de Urtzi , despues de la convivencia por estas aguas ya le consideramos parte de la family.
Por la noche puedes encontrar otras emociones que ofrece la natura en tortuguero, eso si un poco controladas, puedes disfrutar viendo tortugas desovando, aunque quizás el proteccionismo que requiere la defensa de las tortugas hace que esta experiencia resulte algo artificial, ya que no está permitido ir en solitario, has de ir con guías locales, que te indican cuando y donde acercarte a las tortugas que llegan a esta costa a desovar. No podrás hacer fotos pero en tu retina quedarán unas imágenes impactantes. El espectáculo de ver como una tortuga se esfuerza en desovar es una experiencia que nadie debe perderse.

Estas marcas en la arena que parece la huella de un tractor.
es el rastro de la tortuga que vimos desovando la noche anterior
Si la suerte te sonríe por el día podrás ver como pequeñas tortugas después de su incubación avanzan dirección a el mar donde intentarán sobrevivir y perpetuar su especie

Un día Rubén, nos dio la oportunidad de acompañarle hasta Limón, ha llegado un trasatlántico lleno de gringos con cartera alegre y quiere sacar unos cuantos dólares fáciles , y antes de que el sol despegara ya estábamos en su lancha recorriendo más canales y degustando como la fauna salía de ambas orillas. Ranchos y caros Lodges se asomaban por donde avanzabamos,

En un par de puntos el nivel de agua está tan bajo que hay riesgo de encallar, o que el motor golpee el fondo así que hay que ir palpando para saber por donde avanzar y encontramos una embarcación realizando dragado para que las embarcaciones puedan seguir navegando sin encallar

Eso si al trabajador que manejaba la máquina se dejaba llevar por el ritmo local y no se le veía muy estresado.
En las barreras, es decir donde los canales se abren al mar, veíamos a las gaviotas reunidas en grandes grupos y caimanes varados tomando el sol en los arenales.
Así tras un viaje de cuatro horas llegamos hasta Puerto Limón una ciudad no especialmente atractiva pero puente al sur del caribe Tico,
En carro nos llegamos hasta Cahuita escuchando todo un cd de calipso de Limón.

Un parque natural que posee una paradisiaca playa caribeña, aguas cálidas y cristalinas y detrás de la paradisíaca playa una selva llena de monos, iguanas, aves y de los atractivos perezosos.

Y como no, un buen punto donde calzarse las aletas y las gafas y adentrarse en el arrecife de coral a bucear y disfrutar de la colorida fauna del arrecife,
y al atardecer saborear una pipa fresca subidos a una hamaca

Por si sola esta zona debería dar para varios capítulos pero mejor dejarlo ya, y por hoy no aburriré más a todos aquellos que sigáis leyendo estas líneas, solo deciros una vez más algo que seguro ya sabéis, que la experiencia de recorrer este mundo caribeño Tico y conocer sus habitantes merece y mucho, el esfuerzo de llegarse hasta allá.

PrologoDe Digiscoping por Costa Rica, con toda la pata.http://andandoporlasramas.blogspot.com/2009/04/de-digiscoping-por-costa-rica-con-toda.html

Primera parte
De digiscoping por Costa Rica. Pajareando por la Cordillera de Talamanca.

Segunda parte